Search This Blog

Monday, July 6, 2015

La Muerte De Miembros de la Poblacion Indigena En La Guajira, Colombia, Una Region Llena De Recursos Naturales



(Colombia: Thousands of Indigenous Wayúu children Dead From Malnutrition)




(Dense cuenta de que no he averiguado el número exacto de muertos en La Guajira pero que la situación parece ser muy grave)

-----------------------------------------------------------------------------------

Es inaceptable cuando se muere un hombre o una mujer por falto de recursos, pero es realmente desastroso cuando estamos hablando de la parte de nuestra población más vulnerable, los niños. ¿Colombia, un país rico, con una abundancia de recursos humanos y naturales, donde están sus líderes, sus hombres y mujeres más responsables, esos capaces de sentir las emociones universales como el amor y la compasión?

¿Será posible que todo el dinero que está siendo amontonado en Colombia esté realmente comprometido? Hay mucho dinero recogiendo polvo en bancos alrededor del mundo mientras que los niños de su país duermen con un dolor en el estómago o mueren por falto de agua, en agonía.

No puede haber mayor recompensa que proveer para los que la vida dejo fuera de su clica, su pandilla de amigos secretos, de ser un héroe para aquellos a quienes el destino no fue tan amable. A menudo me pregunto porque estarán esperando los ricos para atender a los demás, pero entiendo que sus corazones están en lugares ajenos, tal vez, en un mundo de patología que los hace menos propensas a dar a los menos afortunados que los mismos pobres que tienen poquito que compartir pero que aún encuentran la manera de hacerlo.

Es, en efecto, un ser humano extraordinario que lo tiene todo y que se encuentra dentro de sí mismo la voluntad para seguir adelante con el compromiso altísimo de proporcionar una parte de su riqueza al servicio de la humanidad, para servir a los que realmente tienen poquito, masas hacinadas que son tan impotentes que ni siquiera están en condiciones de hablar en su propia defensa de sus circunstancias en relación a los que tienen todo porque no tienen buen idea de lo que es la vida opulenta.

En las palabras históricas de Albert Einstein, "La única fuente del conocimiento es la experiencia." ¿Dónde estaría yo sin haber tenido el lujo de compartir seis años de mi niñez con las elites colombianas y ellos de haberme nutrido emocionalmente y espiritualmente por esos años? ¿Sin haberles conocido sería posible hablar de esa experiencia ahora, y que haría yo al no poder contar con esa experiencia que dio forma a mi vida?

Sigo creyendo con toda mi alma, pero con temor en el corazón, que los Latinos son, en su mayoría, distintos a los demás. Hasta sus elites exhiben una sensibilidad para los sentimientos más profundos de los demás que no se encuentra en ninguna otra parte del mundo. Por esta razón y centenares de millones más, la América Latina es esperanza del mundo en este momento crítico de nuestra historia humana, un mundo que está pidiendo a gritos cambios para liderar el camino hacia la salvación de nuestro planeta y la raza humana.

Tal es la naturaleza de la extrema disparidad entre los ricos y los más pobres. Por cierto, el problema no es de escasez. En La Guajira puede haber un problema de escasez por el momento, pero el verdadero problema a nivel planetario es la falta de voluntad para cuidar a nuestros hermanos y hermanas en un mundo con la capacidad actual para alimentar el doble de personas que lo habitan.

Es un poco extraño darse cuenta de que un centenar de personas más ricas del mundo podrían acabar con el hambre mundial en corto plazo al acordar de renunciar a solo un cuarto de su riqueza personal—cien personas de carne y hueso que podrían caber, aquí, en el patio trasero de mi residencia.

¿Cómo será la oscuridad que debe caber dentro de los corazones de los hombres cuando tal alivio del sufrimiento aún no se ha realizado cuando sencillamente existen los medios, recursos, y motivos para transformar el mundo de manera tan fulminante? Sin embargo, el sufrimiento continúa por falta de voluntad política y humana—y por esa oscuridad a dentro que, hasta ahora, no se ha permitido la resolución de un problema que, como la esclavitud y el sistema de apartheid, es creado por las acciones de los hombres y que puede ser acabado por las mismas acciones de los hombres.

Hasta las elites se sienten la pérdida de un ser amado o la experiencia del sufrimiento catastrófico, y por estas razones deben ser plenamente capaces de sentir el dolor de los demás. Ningún ser humano puede escapar de ese sufrimiento, y ¿cuál de nosotros se la arregla para escapar la muerte? Tan seguro como que nacemos en este mundo extraño y doloroso estamos obligados a dejarlo para siempre, sin llevar nada de nuestra ganancia con nosotros cuando nos vayamos. Pues, hay que dejarlo todo.

¿Por qué aferrarse a ello cuando hay tanto bien que podría salir de compartir sólo una parte de ello con las multitudes, cuando existe un mundo de seres humanos cuyas vidas están en la espera de ser transformadas para siempre por alguien extraordinario? ¿Cuál sería nuestra excusa?

El Buda decía que el problema es que los humanos siempre piensan que les queda más tiempo, más tiempo para efectuar todos esos esquemas que hemos estado planeando desde hace muchos años, pero la verdad es que la vida se nos escapa como un ladrón en la noche. ¿Sino yo, pues quién?.... ¿Sino ahora, cuando?

Todos los humanos deseamos ser amados y apreciados por quienes somos, por ser nosotros. ¿Existe una manera más bonita de ganar el cariño, amor, y admiración de los seres humanos que sentir tal amor y compasión en su corazón para convertirles a su tristeza en felicidad, a tomar frunce el ceño y convertirlos en sonrisas?

Usted encontrará en su búsqueda de la verdad que la mayoría de las personas en esa situación no desean una vida de opulencia como la suya, sino la presencia simple y sencilla de la esperanza para un futuro mejor. El que no tiene esperanza ya está muerto. Seres queridos, el que cuenta con la esperanza cuenta con todo.


La Chusma - "Hijo de Viento"


Elton John - "Mona Lisas and Mad Hatters"